Gráfico Educativo: Los Depósitos Financieros

Los depósitos financieros son los recursos que las personas físicas o jurídicas le confían a una Entidad de Intermediación Financiera (EIF) para que ésta los custodie, con la convicción de que podrán disponer de los mismos cuando lo deseen o se cumplan los plazos acordados. La Ley Monetaria y Financiera autoriza a los bancos múltiples a captar del público los siguientes tipos de depósitos:

1) Depósitos a la Vista o Corrientes: son aquellos de los que se puede retirar efectivo en forma inmediata y sin restricciones. Se pueden utilizar chequeras y son conocidos como cuentas corrientes.

2) Depósitos de Ahorro: son las cuentas de ahorro con libreta. Están disponibles a voluntad del depositante y generan un pago de interés a favor éste.

3) Depósitos a Plazo: pueden ser a un plazo fijo o indefinido. Los primeros son los que se depositan por el tiempo convenido entre el banco y el ahorrante; los segundos no establecen una fecha fija de vencimiento y el depositante puede retirar su depósito con previo aviso al banco. Dentro de éstos se encuentran los Certificados Financieros.

Los depósitos, son utilizados por los Bancos Múltiples como una importante fuente para financiar sus operaciones activas; entre estas, los créditos a las actividades de consumo e inversión con lo cual se dinamiza la economía. Como retribución, los bancos, en forma periódica realizan pagos de intereses a favor de sus ahorrantes.

En 2013 los hogares dominicanos poseían el 97% de las cuentas bancarias y recibieron de parte de los bancos un monto superior a los RD$26,000 millones en concepto de pago de intereses. Asimismo, se observa que entre 2007 y 2013, los intereses pagados por los bancos crecieron en más de RD$13,000 millones (98.8%). A través del pago de intereses los bancos múltiples contribuyen a incrementar el ingreso de las familias dominicanas[1].

grafico_depositos_financieros

[1] Fuentes estadísticas: Superintendencia de Bancos de República Dominicana.