La Banca y su aporte al sector transporte

Print

Entre 2012 y 2015, la cartera de crédito para compra de vehículos se incrementó en 150.5% (RD$8,902 millones), lo que equivale en términos anuales a una tasa promedio de 36.3%. Con el financiamiento a los vehículos los Bancos Múltiples contribuye a la sociedad de 3 formas: 1) aporta una solución a las necesidades de transporte de las personas, 2) permite la adquisición de vehículos que utilicen tecnología con mayor eficiencia energética lo que disminuye contaminación al medio ambiente; y 3) asegura la colocación de los depósitos de los ahorrantes en actividades de bajo riesgo y rentabilidad adecuada.

Créditos bancarios impulsaron a los sectores de mayor crecimiento 2015

El gremio bancario afirma que la contracción del crédito en la agropecuaria se debió a múltiples factores, como la sequía, la propagación de plagas y enfermedades, que inhibieron las exportaciones de algunos rubros.

El dinamismo del crédito privado en la mayoría de los sectores contribuyó directamente a la expansión de los sectores con mayor incidencia en el crecimiento de 7.0%  del Producto Interno Bruto (PIB) durante 2015, el más alto en América Latina.

El planteamiento fue hecho por la Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA) en un análisis elaborado por su Dirección Técnica, que explica el crecimiento y la orientación del crédito a los sectores productivos por parte de las entidades de intermediación financiera durante el año pasado.

“La mayoría de las actividades productivas han venido beneficiándose, de forma importante, del aumento de recursos provistos por las entidades de intermediación financiera, en función de las posibilidades de crecimiento de cada sector en el transcurso del tiempo”, refirió el gremio de la banca múltiple.

En ese contexto, sostuvo que el crecimiento de la cartera de crédito en 2015 fue de RD$87.9 mil millones, de los cuales se destinaron RD$6.7 mil millones a la industria manufacturera; al sector hotelero, RD$ 6.1 mil millones; microempresas, RD$5.7 mil millones; construcción, RD$1.0 mil millones y explotación de minas, RD$0.6 mil millones, entre otros.

El análisis indica que a las actividades que demandan bienes y servicios de los sectores productivos, como son los préstamos al consumo (tarjetas de crédito y otros préstamos), al comercio y a la adquisición de viviendas, se destinaron RD$33.1 mil millones, RD$27.8 mil millones y RD$18.1 mil millones, respectivamente.

“En un año se puede observar que el crecimiento de la cartera de crédito puede estar concentrado en los sectores que en ese momento estén impulsando el crecimiento de la economía, y en otro posterior, la orientación puede variar, canalizando recursos en mayor medida, hacia otras actividades responsables del estímulo económico”, argumentó.

Subrayó, asimismo, que la banca canalizó una gran cantidad de recursos a sectores vinculados al consumo y la inversión privada. “En ese sentido, cabe destacar el crecimiento del crédito en términos reales de los sectores microempresas (31.0%), consumo (16.8%) y adquisición de viviendas (12.8%)”, comentó.

Contracción en la agropecuaria

La ABA explicó que la contracción del crédito al sector agropecuario en RD$2,800 millones en 2015, por parte de la banca múltiple, se debió a distintos factores negativos que afectaron la evolución de esa rama de producción de la economía nacional.

Refirió que la sequía, con efectos que todavía están vigentes, la propagación de plagas y enfermedades, así como el impasse comercial con Haití, influyeron en la reducción de la financiación a la agropecuaria.

Recordó que el sector también sufrió la veda, de parte de Estados Unidos, a rubros agrícolas de exportación afectados por la mosca del mediterráneo, mientras  que cultivos como la caña de azúcar, maíz en grano, frijoles y habichuelas, guandules, plátanos y frutas cítricas experimentaron decrecimientos durante los tres primeros trimestres del año de (-5.5%), (-10.7%), (-28.1%), (-21.2%), (-8.4%) y (-13.3%), respectivamente.

“El conjunto de estos elementos causales afectaron al sector con un decrecimiento de un (-0.5%), ya en ese período del año, aspecto que explica por qué las EIF no canalizaron más recursos a dicho sector, como venía ocurriendo en años anteriores, al quedar afectada su generación de ingresos, rentabilidad y su capacidad para mantener los niveles de financiación”, argumentó la ABA.

Print

Print
Las nuevas tecnologías, principalmente aquellas relacionadas con el uso de teléfonos inteligentes, impulsan a algunas entidades bancarias y financieras a colocarse a la vanguardia para satisfacer las necesidades y preferencias de sus clientes, abriendo las puertas a la Cartera Móvil, como uno de sus servicios más novedosos.

Según definiciones de expertos, una cartera móvil (también conocida como Mobile Wallet, en inglés) es una aplicación que permite a las personas  realizar pagos, transferencias y cobro de dinero electrónico, a través de un dispositivo móvil.

La aceptación de esta plataforma ha sido medida en un estudio llevado a cabo por la firma consultora CCG Catalyst, radicada en Phoenix, el cual arroja que el 51% de los consumidores estarían dispuestos a utilizar la Cartera Móvil en caso de que un banco la incluya en su paquete de servicios.

Asimismo, indica que el 82.8% de los encuestados posee un teléfono inteligente y que sólo el 12% de éstos no planean por el momento, utilizar alguna plataforma de cartera (de ningún tipo).

 “Los resultados del estudio ofrecen una visión de la situación actual de la adopción de carteras móviles, lo que va a ayudar a los bancos a tomar decisiones vitales alrededor de su propia adopción de carteras móviles”, afirma Paul Schaus, CEO de la compañía.

El estudio, que tiene como título “La era de las carteras móviles: ¿Qué deben saber los bancos cuándo consideren la creación de una marca de cartera móvil?”, fue dirigido a un panel de 25 millones de consumidores de Estados Unidos (entre 18 años de edad a 65 años o más) y mide las actitudes y comportamientos de los consumidores con respecto a las carteras móviles versus  las carteras móviles no bancarias.

Otros de los hallazgos de esta investigación revelan que el desafío principal para usar la cartera móvil es el miedo al robo de identidad (68,3%), seguido de la aceptación de los comercios (33,9%).

De acuerdo a la publicación, el 58.9% utiliza de vez en cuando la aplicación móvil de su banco. Mientas que, el 45% utiliza PayPal móvil, la cartera móvil más utilizada por los consumidores que participaron en la encuesta.

Agrega que más de la mitad de los encuestados (66,6%) dan seguimiento de sus gastos y pago de facturas. Por su parte, el 47,8% revisa a diario su estado de cuenta.

“Es evidente que hay un creciente interés entre los clientes en usar las carteras móviles que ofrecen las entidades bancarias, por lo que deseamos que los bancos reconozcan y cumplan esas necesidades insatisfechas de los clientes”, agrega Schaus.

Los encuestados por CCG Catalyst respondieron una serie de preguntas, segmentadas en tres temas principales: uso, comportamiento y hábitos, para lo cual se completaron alrededor de 2 mil encuestas.