La Banca y su aporte al sector transporte

Print

Entre 2012 y 2015, la cartera de crédito para compra de vehículos se incrementó en 150.5% (RD$8,902 millones), lo que equivale en términos anuales a una tasa promedio de 36.3%. Con el financiamiento a los vehículos los Bancos Múltiples contribuye a la sociedad de 3 formas: 1) aporta una solución a las necesidades de transporte de las personas, 2) permite la adquisición de vehículos que utilicen tecnología con mayor eficiencia energética lo que disminuye contaminación al medio ambiente; y 3) asegura la colocación de los depósitos de los ahorrantes en actividades de bajo riesgo y rentabilidad adecuada.

El Cambio Climático y la Banca Múltiple

Por: Julio Lozano y Katherine Cabral, Dirección de Estudios Económicos ABA.

Según diversos estudios, a nivel mundial, República Dominicana es uno de los países con mayor vulnerabilidad a los riesgos asociados al cambio climático. Consciente de esa realidad, la Banca Múltiple  se ha convertido en un aliado en la lucha para la conservación del medio ambiente. En la actualidad, la estrategia de los bancos múltiples incluye tres pilares: 1) Líneas de crédito para financiar proyectos “verdes”; 2) Alianzas estratégicas con ONGs y comunidades en todo el país e 3) Inversiones en sus propias instalaciones con un enfoque de sostenibilidad ambiental que buscan el ahorro de agua, uso de energías sostenibles, ahorro de materiales, entre otras acciones.


De acuerdo a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el cambio climático se define como el cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana y que trae como resultado, un aumento sustancial de las concentraciones de gases de efecto invernadero, provocando un calentamiento adicional de la superficie de la tierra, afectando adversamente los ecosistemas naturales y a la humanidad[1].

En concreto, los efectos adversos que generan el cambio climático son: 1) extinción de especies que no podrán adaptarse a los cambios, afectando la biodiversidad; 2) riesgos de seguridad hídrica y disponibilidad de agua; 3) riesgos en la producción agrícola y la seguridad alimentaria debido a las sequías; 4) aumento en el nivel del mar y exposición a desastres meteorológicos, que trae como consecuencia inundaciones; e 5) impacto en la salud humana[2].

Situación de República Dominicana respecto al Cambio Climático

En la tabla #1, se  observa que de acuerdo al Ranking de países con mayor vulnerabilidad a los efectos negativos del cambio climático, realizado por el Germanwatch en 2014, República Dominicana ocupa la posición #8 de 181 países[3].

TABLA

Actualmente, como parte de su Plan Estratégico Institucional, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la República Dominicana, se encuentra implementando una estrategia nacional para mitigar el cambio climático, la cual contiene, entre otras, las siguientes acciones: 1) gestión integrada del sistema de agua y riego; 2) infraestructura y técnicas de protección de recursos costeros; 3) introducción de nuevas capacidades de energía renovable y técnica; 4) desarrollo de un sistema de monitoreo y alerta temprana para reducir los impactos de los desastres meteorológicos[4].

Por otro lado, para mitigar los efectos del cambio climático, el PNUD estimó que para el período entre 2006-2030, República Dominicana necesitará invertir US$19,123 millones[5]. En ese sentido, y en el marco de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, entre 2012 y 2013 el Gobierno Dominicano invirtió alrededor de US$545.4 millones para esos fines[6].

Aportes de la Banca Múltiple a la lucha contra el Cambio Climático

En ese contexto, y a partir de los últimos años, la Banca Múltiple que opera en nuestro país, consciente de la importancia de este tema, ha incorporado dentro de sus estrategias de negocios y de responsabilidad social corporativa, proyectos cuya finalidad es  la lucha contra el cambio climático y  la preservación del medio ambiente.

Así, actualmente, gran parte de los bancos múltiples tienen líneas de créditos disponibles para el financiamiento de proyectos verdes. A junio 2015, la cartera de préstamos ascendió aproximadamente a un valor no inferior a RD$1,124.5 millones.

Dichos fondos han servido para financiar empresas que buscan reconvertir sus instalaciones o procesos productivos para hacerse más competitivos y a la vez reducir el impacto negativo sobre el medio ambiente. Estos proyectos “verdes” incluyen: 1) instalaciones fotovoltaicas o paneles solares que permiten el uso de energía solar; 2)  energía de biomasa o a base de desechos sólidos; 3) energía eólica; e 4) instalación de sistemas de iluminación LED, entre otros, con lo que se logra la disminución de las emisiones de dióxido de carbono y el ahorro de energía.

Asimismo, estas instituciones realizan cada año proyectos de reforestación y siembra de árboles, jornadas de limpieza de playas y proyectos para llevar agua potable a comunidades de bajo recursos. Por otro lado, además de las líneas de créditos y como parte de sus estrategias de responsabilidad social,  los bancos múltiples, durante 2014 donaron más de RD$130 millones a comunidades y organizaciones sin fines de lucros para proyectos en beneficio del medio ambiente.

Más aún, y siempre como parte de su compromiso con el medio ambiente, los bancos múltiples vienen desarrollando desde hace ya algún tiempo una serie de inversiones destinadas a tener impactos positivos en el medio ambiente de nuestro país, y de esta forma pasar a ser parte activa de la solución a esta problemática. Entre otras, se pueden mencionar las siguientes inversiones:

cuadro

cuadroII

La lucha contra el cambio climático requiere un compromiso de todos. En este sentido, como un complemento a los esfuerzos que ya realiza la Banca Múltiple, el Gobierno y el sector privado, se pueden establecer normativas relacionadas con los requerimientos de garantías que contribuyan a facilitar e incrementar los créditos destinados a éstos fines.

Para finalizar, la Banca Múltiple reitera su compromiso con éste importante tema y continuará apoyando todos aquellos esfuerzos que vayan en la dirección de contribuir a un medio ambiente más limpio, asegurando así un desarrollo sostenible para nuestro país.

[1] Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Naciones Unidas. 1992.

[2] Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008. La lucha contra el cambio climático: Solidaridad frente a un mundo dividido.  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 2007.

[3] S. Kreft, D. Eckstein, L. Junghans, C. Kerestan and U. Hagen. Global Climate Risk Index (2014). Germanwatch. 

[4] Ver nota 2.

[5] Cambio Climático en República Dominicana: Estimación de las Inversiones Necesarias para Enfrentarlo. Programas de las Naciones Unidas (PNUD).

[6] Segundo Informe Anual de Avance de la Implementación de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030. Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (2014). Esta cifra incluye inversiones en los siguientes conceptos: Energía confiable, eficiente y ambientalmente sostenible; gestión de agua; manejo sostenible del medio ambiente; eficaz gestión de riesgos para minimizar pérdidas humanas, económicas y ambientales; y adecuada adaptación al cambio climático. Los mismos fueron llevados a dólares.

Los Depósitos Bancarios como Factor de Confianza

El ahorro tiene un papel fundamental en las economías de los países, permitiendo éste la acumulación de recursos destinados a inversiones productivas que, a la larga, son las que logran sostener los procesos de crecimiento económico y reducción de pobreza de una nación.

En este sentido, los Bancos Múltiples tienen un rol primordial en fomentar y canalizar el ahorro,  brindando a las personas acceso a diferentes instrumentos financieros, garantizándoles seguridad y rentabilidad a sus ahorros.

Así, entre 2008 y 2014, los depósitos de la Banca Múltiple, que representan el 87% de los depósitos de todo el sistema financiero,  acumularon un crecimiento de 108.9% (RD$436,377 millones). En términos anuales, éstos crecieron a un promedio de 12.4%, ritmo superior al de la economía dominicana que para ese mismo período, creció a un promedio de 9.8%.

Gracias a este desempeño, el sistema financiero logró aumentar sus niveles de profundización financiera, pasando los depósitos totales de representar un 24% del PIB en 2008 a un 30% del PIB en 2014. El crecimiento de los depósitos es una señal positiva en el sentido que el público en general considera a los Bancos Múltiples como instituciones seguras y rentables para invertir sus ahorros.

GRAFICO

Contribución de la Banca Múltiple al Empleo en la República Dominicana

Por: Julio Lozano y Katherine Cabral, Dirección de Estudios Económicos ABA.

Entre los años 2000 y 2013, el empleo generado en la banca múltiple creció a un tasa promedio de 4.8%. Dicha tasa fue 2.2 veces mayor al crecimiento del empleo generado en toda la economía (2.2%) y 2.9 veces mayor al crecimiento del empleo formal (1.6%).

Para el mismo período, el crecimiento anual promedio de la productividad laboral en el sector financiero (16.8%) fue el segundo más alto de la economía. Actualmente el sector financiero sigue muy de cerca a la minería que ocupa el primer lugar.

Por último, para el período bajo estudio, y vinculado al crecimiento de la productividad, el crecimiento promedio de los salarios reales de los empleados bancarios (4.2%) fue 5.3 veces mayor al crecimiento de los salarios de la economía (0.8%) y 3.9 veces mayor al crecimiento salarial del empleo formal (1.1%).

I. Introducción:

Según el economista Amartya Sen, principal precursor del enfoque multidimensional del Desarrollo Humano, una de las condiciones necesarias para que una persona alcance una plena realización es el acceso a un empleo de calidad[1]. Lo anterior, en tanto un trabajo de calidad posibilita la generación de recursos que permite a las personas cubrir sus necesidades básicas e insertarse de manera más productiva en la sociedad[2].

República Dominicana, para el período de 1993-2013, experimentó un crecimiento anual promedio de 5.4%  (el segundo más alto de Latinoamérica). No obstante lo anterior,  la expansión económica no ha sido suficiente para generar un mayor número de puestos de trabajo de calidad[3]. Al mismo tiempo, gran parte de los empleos creados han sido en el sector informal, lo que probablemente sugiere que son empleos de baja productividad  y que además no gozan de protección de la legislación laboral y social[4].

Así, entre los años 2000 y 2013, la economía dominicana generó 977,329 nuevos empleos, lo que equivale a un crecimiento anual promedio de 2.2%. De esos puestos de trabajo, 338,762 (34.6%) fueron creados en el sector formal y los restantes 638,567 (65.4%) en el sector informal. Lo anterior significa que durante ese periodo de referencia, el empleo formal creció a un ritmo anual promedio de 1.6%, tasa menor a la observada para el empleo informal (2.6%)[5].

II. Contribución de la Banca Múltiple al Empleo y la Productividad

En ese contexto, para el mismo período bajo estudio, la Banca Múltiple generó 12,654 empleos formales,  cifra que equivale a un crecimiento promedio de 4.8%. De esta forma, se observa que el crecimiento del empleo en la Banca Múltiple es  2.9 veces superior al del empleo formal (1.6%) y 2.2 veces mayor al del empleo total de la economía (2.2%). A 2013, de todos los empleos formales existentes en el Sector Financiero (79,468), un 35% correspondía a la Banca Múltiple. (Gráfico 1)

Asimismo, entre 2000 y 2013, la productividad laboral del sector financiero[6] había crecido a un ritmo anual promedio de 16.8%, mayor al 13.1% exhibido por los empleados de la economía en su conjunto (gráfico 1). Así, gracias a ese crecimiento para 2013, la productividad laboral de los empleados del sector financiero  se ubicó como la segunda más alta del país, siguiendo muy de cerca al sector de minería que ocupó el primer lugar. (Cuadro 1)

En este sentido, y en correlación con el crecimiento de la productividad de los empleados de este sector[7], el salario real dentro de la Banca Múltiple ha registrado un mayor crecimiento en comparación con el promedio de la economía. Así, durante el período 2000-2013, los salarios de los empleados bancarios crecieron a una tasa anual promedio de 4.2%. Dicha tasa es 5.3 veces mayor al crecimiento exhibido por los salarios reales en toda la economía (0.8%) y 3.9 veces mayor al crecimiento del salario real en el mercado laboral formal (1.1%).  (Gráfico 1).

Al día de hoy, tal y como lo ha hecho siempre, la Banca Múltiple continúa trabajando para, a través de su rol de intermediación financiera, seguir fomentando el ahorro y la inversión y de esta manera contribuir en forma decisiva a generar más y mejores empleos y así generar un mayor bienestar para la población dominicana.

-Gráfico 1-

PRODUCTIVIDAD

-Cuadro 1-

CUADRO

__________________________

[1] Según el informe  “Desarrollo humano, una cuestión de poder” (2008);  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Santo Domingo, República Dominicana. los otros factores son salud, educación y vivienda digna.

[2] Ver nota 1.

[3] “Política social: capacidades y derechos. Análisis y propuestas de políticas sociales en República Dominicana”; Volumen II; Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Santo Domingo, República Dominicana, 2010.

[4] “Cuando la prosperidad no es compartida: los vínculos débiles entre crecimiento y equidad en la República Dominicana”; Oficina de Latinoamérica, Banco Mundial, enero 2014.

[5] http://www.bancentral.gov.do/estadisticas_economicas/mercado_trabajo/

[6] La productividad laboral se obtiene del cociente entre el valor agregado sectorial y el número total de empleados en ese sector de acuerdo a la siguiente fórmula: Productividad laboral sectorial =(valor agregado sectorial/# de empleados del sector).

[7] Según el “Informe de la Economía Dominicana Enero-Diciembre 2013”  la banca múltiple representa el 80% del valor agregado del sector financiero.